xmlui.ArtifactBrowser.AdvancedSearch.title

Show simple item record

dc.contributor.advisorVillena Saldaña, Joseph David de Jesús
dc.contributor.authorRodríguez Cárdenas, Frank Edson
dc.date.accessioned2015-01-23T14:20:04Z
dc.date.available2015-01-23T14:20:04Z
dc.date.issued2013
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/20.500.12672/3635
dc.description.abstract¿Cuántos cabellos debe perder alguien para ser calvo? Ensáyese cualquier respuesta y, gracias al principio de inducción matemática, seremos objeto de una inmediata y legítima objeción. Revelamos, sin embargo, una manifiesta competencia pragmática en el reconocimiento de individuos calvos. No sabemos qué condiciones se debe satisfacer para ser calvo, pero sabemos quiénes son calvos y quiénes no. Estamos frente al fenómeno de la vaguedad y éste permea nuestro lenguaje. No se trata únicamente de propiedades ordinarias como la de ser calvo, está en juego también la precisión de conceptos empleados por el derecho y las ciencias empíricas. Lo que debe decidirse es si la imprecisión de la que adolecen ciertos conceptos es algo que les es intrínseco: ¿son o no irreversiblemente difusos? Es posible que, desde un punto de vista despreocupado y escéptico, muchos se pregunten qué importa que ciertas expresiones carezcan de precisión. No obstante los conceptos vagos y las paradojas sorites a las que estos dan lugar, el lenguaje permite que nos comuniquemos y entender lo que otros quieren decir. ¿Por qué, entonces, ver en ello un problema y tomar como objeto de estudio a la vaguedad? Ésta parece no tener nada de malo, al menos, no revela ninguna consecuencia perniciosa. Es un hecho: el lenguaje funciona. Repárese, sin embargo, en algo sumamente inquietante. Comunicarnos y entender las cosas por medio de conceptos vagos muestra que la relación de coherencia y de precisión en un lenguaje es deficiente y a la vez cuestiona la idea de que podemos representar la realidad con coherencia. Habrá quienes digan que sólo hace falta el sentido común para tener un buen guía cuando se requiera utilizar expresiones vagas. Esta posición no termina de satisfacernos. Pues es legítimo preguntar si el sentido común es útil en la medida en que tratamos de obtener una comprensión más clara de lo que es la vaguedad y la forma de hacer frente a expresiones que nos resulten vagas (o imprecisas). Dicho en otras palabras: el sentido común me puede ayudar a emplear expresiones vagas, pero no me brinda una noción de vaguedad. La vaguedad no sólo es crucial para nuestra comprensión de la forma en que representamos la realidad, sino también de lo que es la realidad, independientemente de nuestras formas de representarla. Es más, la vaguedad no es un tema que atañe sólo a los conceptos del lenguaje natural. En efecto, si uno quiere entender o generar un lenguaje, la clave está en comprender y llegar a dar respuesta a qué es la vaguedad. Sin duda, su estudio es importante. Ha originado el desarrollo de numerosas lógicas no clásicas y es uno de los temas centrales en la filosofía analítica contemporánea en sus diferentes áreas, como filosofía del lenguaje, filosofía de la lógica y teoría del conocimiento. El estudio de la vaguedad es, además, de carácter multidisciplinario. En él intervienen disciplinas como la matemática, la pragmática, la lingüística y el derecho, entre otras. La vaguedad es un fenómeno latente tanto en los conceptos ordinarios y científicos. Es decir, vemos a la vaguedad como un problema perenne en el lenguaje, de modo que, como lo diría Russell (1923), “todo concepto es vago en un grado del que no somos conscientes hasta que intentamos precisarlo.” (p. 87) ¿Cómo dar una respuesta satisfactoria al problema de la vaguedad? ¿La vaguedad es un problema que debe ser abordado y desarrollado por la lógica o es un problema que debe abordarse desde una perspectiva epistémica? Analizaré ambos enfoques, tanto la teoría lógica de la vaguedad como la teoría epistémica de la vaguedad. Mi objeto es determinar cuál es el mejor planteamiento. Parto de la hipótesis de que la vaguedad es un problema lógico y considero que, hacia el final del trabajo, esto se ve corroborado.es
dc.description.uriTesises
dc.language.isospaes
dc.publisherUniversidad Nacional Mayor de San Marcoses
dc.rightsinfo:eu-repo/semantics/openAccesses
dc.sourceUniversidad Nacional Mayor de San Marcoses
dc.sourceRepositorio de Tesis - UNMSMes
dc.subjectVaguedad (Filosofía)es
dc.subjectLenguaje y lógicaes
dc.titleLa Vaguedad: ¿Problema lógico o epistémico?es
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/bachelorThesises


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record